martes, 4 de abril de 2017

Preparando la segunda parte del tríptico Mediterráneo... con un frío de mil demonios, fantástico. Pasando de los -3º a los +20º el mismo día lo que te deja así como un poco idiota. Duelen las manos al coger los pinceles o al abrir un bote de pintura.
El atuendo invernal sirve tanto para el frío como para prepararse para lo que en éste país se nos viene encima a los creadores y a los que no lo son pero piensan con criterio propio, coherencia y hasta hace algún tiempo, libertad.