jueves, 23 de marzo de 2017

Cierto... en este país estamos regresando al pasado. Éstos a los que no les gusta nada hablar de la Memoria Histórica, al final nos retrotraen de tal manera hacia esa larga noche de piedra y a situaciones que deberían haber sido superadas hace muuuuuchos tiempo, como queriendo meternos de nuevo en esa negra y oscura caverna en la que tan bien se mueven los fascistas y los colaboradores necesarios del pensamiento único.
Escuchando la petición de la fiscalía... una vez más, esa fiscalía con su moralina retrógrada y cada vez menos creíble a la que nos tiene acostumbrados últimamente, por ser defensora de lo indefendible por resultar a todas luces amiga de privilegios y privilegiad@s entre otras cosas...  como digo, escuchándoles acerca de la petición de dos años y medio de cárcel para una mujer de 21 años, Casandra Vera Paz, por soltar un chiste acerca del insigne fascista Carrero Blanco... solo se me ocurre pensar que esta democracia cojea de tal manera que la única manera de hacerla andar para delante es acabar con ella y regresar de nuevo a 1978 para darle un vuelco a éstas y todas cuantas situaciones enervan ya de forma insostenible a cualquier ciudadano de bien... no de derechas que también seguramente los hay.
Las cosas se dícen como tienen que decirse, porque ante esos hechos del pasado no valen medias tintas, hay que mojarse y decir las cosas como son y como han sido, dejando la diplomacia para los idólatras de la dejadez política... Carrero Blanco, señores, era un presidente del gobierno fascista de Franco, al que nadie puso en ese puesto de forma democrática, así que entre otras cosas se trataba del presidente de un gobierno fascista y asesino, del que como tal y como colaborador necesario de tanta muerte habida desde 1936 hasta bien entrados los años 70... creo que cualquier Demócrata lo mínimo que no debe tener ante semejante personaje es respeto.
Por cierto ese respeto que piden para éste personaje sus... defensores, es el Respeto que ellos no le tienen a tantos míles de represaliados asesinados por el Régimen que Carrero presidía y que por su desmedida desmemoria continúan en cientos de cunetas.
Carrero Blanco era un cabrón como todos los que participaron de semejante barbarie... y aquí no hay chiste que valga. Igual quieren juzgar a los ciudadanos por ser defensores de la verdad, esa de la que no dejan ya ni hablar. Yo hice la Transición y me comí hostias de fascistas que luego fueron directores generales y no tengo 21 años y exijo libertad de pensamiento al igual que Casandra.
Víva la LIBERTAD DE EXPRESIÓN.