jueves, 8 de octubre de 2015

Menos mal que sigue habiendo ciudadanos que creen que los representantes
de un estado democrático deben ser elegidos en las urnas, no puestos por dictadores
o por ser hijos de sus padres...