lunes, 21 de julio de 2014

Hace unos dias se pudo observar claramente el retraso mental
de unos cuantos descerebrados adictos al catolicismo mas rancio
en los pasillos de la facultad de Historia de la Complutense. Parece mentira que a estos 
abducidos por ceremonias de adoración a vírgenes y dioses varios, canticos horteras y mentalidad franquista, se les permita desde las instituciones de un estado "aconfesional"  ocupar espacios que son para la educación y la formación, no para la manipulación ideológica y religiosa que tantos seguidores tiene en este gobierno español.