lunes, 2 de junio de 2014

Pues nada, que uno se va, otro nos lo meten con calzador antidemocrático 
y este país seguirá careciendo de líderes que no estén abducidos por los dineros
o por las tonterías reales. No hay nada como el olvido, como la desmemoria y el sentirse 
súbdito de alguien por la gracia de algún dios o dictador de los que por aquí pasaron.
Pues nada, ¡Viva el rei.... Melchor.!