martes, 3 de julio de 2012

Desahuciado por los bancos, exprimido y reprimido 
por su gobierno, se dejó hasta sus huesos en alguna casa de empeños...
y se cagó hasta en sus propios dioses.