viernes, 20 de abril de 2012

Nada... que le conté lo de la cacería del
Borbón, y se quedó traspuesta, la pobre.
Los elefantes deberían poder saltar, 
y dejarse caer sobre sus asesinos, 
dejándolos como a sus cerebros... planos.