viernes, 2 de diciembre de 2011

           

            
                           Este lugar se llama San Alberte, fantástico con sus colores otoñales.